Pues este asunto pinta como el de las profecias autocumplidas. Si comenzamos a pensar que no, ocurre que al final no lo es.  Y sin embargo, la excelencia ética no tiene que alcanzarse sólo obligatoriamente por puro amor a la virtud, o al deber,  mediante un imperativo categórico como afirmaría Kant.

Pues en nuestras sociedades occidentales, se puede afirmar que si, que es viable ser ético, e incluso para determinados empleos es condición sine qua non el poseer un férreo código deontológico, lo que además daría viabilidad económica al comportamiento deontológicamente correcto.

Ciertamente que conocemos las debilidades del ser humano, pero eso no hace que sea imposible o inviable vitalmente ser ético,  a decir verdad puede presentarsenos como una obligación grave por dificil que se presente el camino, no como un imperativo categórico a la conciencia, sino en un imperativo vital, pues de incumplirlo las vidas de los que nos siguen pueden volverse  demasiado invivibles, por lo que es más fuerte la obligación moral de serlo.

¿Puedes dejarnos un comentario, por favor?